Bergen: la ciudad de los fiordos noruegos

bergen
Bergen es una de las ciudades más bellas de Noruega y de toda la geografía mundial. Situada en un valle localizado entre los fiordos noruegos y siete montañas, esta ciudad se enclava en un contexto cien por cien natural. Los fiordos noruegos, que fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad en el 2005 por la UNESCO, son el primer paraje natural de Noruega que ha recibido esta denominación.

Bergen es una ciudad pequeña, aunque es la segunda ciudad más grande de Noruega. Debido a su tamaño, es posible visitarla en tres o cuatro días. En este periodo se podrán descubrir las maravillas de esta ciudad tan encantadora.

bergne 2

Si algo caracteriza a esta ciudad es la gran cantidad de museos que alberga. Sobre todo se trata de museos marítimos, ya que Bergen es uno de los puertos más importantes del país. Aún así también cuentan con otro tipo de museos, como el de arte. Una de las atracciones más interesantes es el acuario porque es uno de los más grandes del norte de Europa.

Uno de los mayores atractivos turísticos es el monte Floyen, al que se accede en funicular y que cuenta con un maravilloso restaurante en el que ofrecen platos tradicionales noruegos, que se degustan ante unas espléndidas vistas al exterior.

Para recorrer Noruega en tren quiero recomendaros Viajeros al tren, que es la única agencia de trenes en España. Muy curiosa, os invito a visitarla.

Viajerosaltren.com

Noruega en tren

 

Odense, la ciudad de las bicicletas

odense

 Odense, situada en la Isla de Fionia, es la tercera ciudad más grande y antigua de Dinamarca, tras Copenhagen y Aarhus. Al ser una pequeña ciudad, Odense se puede recorrer fácilmente en una mañana o una tarde. La mejor manera de hacerlo es andando, aunque si las ganas lo permiten sería recomendable pasear en bicicleta, ya que este es el medio de transporte tradicional en la zona. Si viajas a Odense podrás observar que todas las personas se mueven de un lugar a otro pedaleando y esto no ocurre solamente en esta pequeña isla danesa. El uso de la bicicleta es típico en las zonas escandinavas. Nieve, llueva o truene, los daneses prefieren hacer ejercicio a tomar el autobus o conducir el coche.

Odense tiene un atractivo especial que se respira desde el primer momento. Las casas de madera visten la ciudad con un estilo propio. Existe un enorme parque con un lago de aguas cristalinas junto al cual es posible hacer picnics y disfrutar de los escasos rayos de sol que lucen en la Isla de Fionia. Cerca de la Plaza del Ayuntamiento se encuentra uno de los monumentos más importantes de Odense: la escultura del escritor Hans Christian Andersen. Asimismo, se puede visitar la casa en la que pasó gran parte de su vida. La vivienda es ahora un museo visitado diariamente por cientos de  turistas que acuden a observar textos y fotografías realizadas por el poeta, famoso por sus cuentos dirigidos a los más pequeños. Como homenaje al escritor, en diversos puntos de la ciudad el visitane puede encontrar esculturas que hacen referencia a personajes de los cuentos de Andersen. La escultura del Soldadito de Plomo es una de las más famosas y más graciosas de la ciudad.

En Odense se encuentra una de las mayores catedrales de estilo gótico de Dinamarca, la Catedral de Sant Knud, y un museo al aire lire con casas que reproducen una villa rural del siglo XVI. Visitando este espacio, el viajero podrá descubrir la forma en que vivían los nacionales y podrá sumergirse completamente en sus hábitos, forma de ser, etc. Es una característica común de casi todas las ciudades escandinavas la presencia de estas villas-museo. Lo cierto es que suponen una vía perfecta para descubrir la idiosincrasia de estos países, que guardan grandes tesoros por descubrir.

Páginas de interés:

Hans Christian Andersen

Visit Odense