Guatemala, destino por descubrir. Parte II

Una vez visto el Lago Atitlán y sus encantadores pueblecitos como Chichinastenango dónde pudimos hacer unas compras aprovechando la rica artesanía local, nos encaminamos hacía la capital Guatemala City para tomar un vuelo con destino Copan en Honduras.

copan

La ciudad de Copan ha cubierto la casi totalidad del período clásico y ha sido reconstruida en detalle por arqueólogos y epigrafistas. Copan, los mayas la llamaban Oxwitik, era una poderosa ciudad-estado, gobernando un gran reino en el sur de la región maya. A mí me impresionó sobremanera. Sientes la naturaleza en estado puro y a la vez cierras los ojos e imaginas como sería la vida en la época de los mayas. Es impresionante poder comprobar como ya en aquel tiempo el ser humano podía tener semejantes conocimientos.

Desde Copan partimos hacía el lado Atlántico de Guatemala, Quiriguá, otro vestigio arqueológico que no hay que perderse. Aquí el guía nos trató muy bien e hizo unos juegos de orientación a través del lugar que nos conquistó. (No fue mucho, en plan cierra los ojos y no los abras hasta que yo te lo diga)

En Livingston pudimos  descansar cerca, en playa Blanca, un día genial. A esta altura del viaje estábamos en el lado caribeño de Guatemala y aprovechamos para tomar el sol y cuidarnos bien, jeje.

Tras visitar Rio Dulce y navegar por sus aguas que se adentran en la selva partimos hacía Petén. Y aquí fue dónde más disfrutamos del viaje. La tierra del jaguar y Tikal, el lugar más impresionante, uno de los mayores yacimientos arqueológicos y centros urbanos de la civilización maya. Subir el templo IV es culminar una meta y desde allí se pueden observar los demás templos, teniendo el privilegio de situarte en su cima gracias a las gradas de madera que protegen el templo… es simplemente impresionante.

tikal

Nosotros tuvimos la oportunidad de ver el amanecer, que lo recomiendo profusamente… respirando aire puro, imaginando como lo verían los Mayas.

Despúes de esta imborrable experiencia continuamos hacía Yaxhá, considerado el secreto mejor guardado del Mundo Maya. En un recorrido de cuatro horas nuestro guía (Que diferencia ver las cosas con alguien que sabe de lo que habla!!) nos teletransportó hacía tiempos pasados. No hay muchos turistas, así que se puede ver todo con tranquilidad.

 

Acabado nuestro periplo por Petén regresamos en vuelo desde Flores a Guatemala City para al día siguiente tomar el vuelo a España, con una sonrisa que aparece cuando pienso en aquel amanecer en Tikal. Que bonito fue todo.

 

yaxha

 

Páginas de interés:

Turismo de Guatemala

Guazy Tours